Palo Alto, CA- Mediante la integración de mapeo satélital, tecnología láser aerotransportada, y estudios a nivel de parcelas, los científicos de la Institución Carnegie Departamento de Ecología de Global, con colegas del Fondo Mundial para la Naturaleza WWF y en coordinación con el Ministerio Peruano del Ambiente (MINAM), han revelado los primeros mapas de alta resolución de carbono almacenado en la vegetación de bosques tropicales y emitido por prácticas de uso de la tierra. Estos nuevos mapas marcan el camino para el monitoreo preciso de el almacenamiento de carbono y emisiones en el marco de la propuesta de las Naciones Unidas para la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD). El estudio ha sido publicado en la Septembre 6, 2010, edición de Proceedings of the National Academy of Sciences (en esp. Actas de la Academia Nacional de Ciencias).

La Iniciativa REDD de las Naciones Unidas podría crear incentivos financieros para reducir las emisiones de carbono por concepto de deforestación y degradación. Sin embargo, éste y otros programas similares de monitoreo de carbono se han visto obstaculizados por la falta de métodos precisos de alta resolución para dar cuenta de cambios en el almacenamiento de carbono en la vegetación y emitido debido a la deforestación, la tala selectiva, y otras perturbaciones por cambios en el uso de la tierra. El nuevo método para el mapeo en alta resolución tendrá un gran impacto en la implementación de REDD en las regiones tropicales del mundo.

El estudio abarcó más de 16.600 millas cuadradas de la Amazonía peruana - un área que equivale, aproximadamente, en tamaño a Suiza. Los investigadores utilizaron un proceso de cuatro pasos: mapearon tipos de vegetación y perturbación por satélite, desarrollaron mapas de estructura de la vegetación en 3-D usando el sistema LIDAR (detección de luz y rango) con el Observatorio Carnegie Aerotransportado; convirtieron los datos estructurales en densidad de carbono mediante una pequeña red de parcelas de campo; e integraron los datos satelitales y de LiDAR para constituir los mapas de alta resolución de carbono almacenado y emitido. Los científicos combinaron los datos de deforestación y degradación histórica con la información de reservas de carbono para 2009 para calcular las emisiones de 1999 hasta 2009 en la región de Madre de Dios.

"Encontramos que el total de almacenamiento de carbono de los bosques regionales fue unos 395 millones de toneladas y las emisiones alcanzó cerca de 630.000 toneladas métricas por año" explicó el autor principal Greg Asner. "Pero lo que realmente nos sorprendió fue cómo el almacenamiento de carbono difirió entre tipos de bosques y la geología subyacente, todos muy próximos unos a los otros. Por ejemplo, donde la geología local es de hasta 60 millones de años, la vegetación retiene un 25% menos de carbono que la vegetación encontrada en superficies geológicamente más jóvenes y más fértiles. También se encontró una importante interacción entre geología, uso del suelo y emisiones. Estos son los primeros patrones que emergen de la selva amazónica."
 

Los científicos también encontraron que la pavimentación de la Carretera Interoceánica, en combinación con la tala selectiva y la extracción de oro provocaron un aumento de las emisiones por deforestación en más de un 61% en 2009, mientras que las emisiones por degradación se duplicaron. La degradación forestal solamente aumentó en un 47% las emisiones de carbono regionales. Sin embargo, los investigadores fueron capaces de detectar un 18% de compensación de estas emisiones regionales por el recrecimiento de bosque en tierras anteriormente deforestadas y ahora abandonadas.

Miembros del gobierno peruano participaron a lo largo de toda la investigación para familiarizarse con el nuevo método, con el objetivo de valorar sus ventajas, evaluar la deforestación y perturbación del bosque y determinar los stocks de carbono en un área ambientalmente crítica del departamento de Madre de Dios, Perú. “Para MINAM se abre una valiosa oportunidad de contar con el apoyo científico y técnico de Carnegie. Esto permitirá fortalecer nuestra capacidad para monitorear el bosque amazónico, desarrollar nuevas experiencias a fin de mejorar la interpretación de las condiciones ambientales y territoriales del país, y contribuir al establecimiento del mecanismo REDD” señala Doris Rueda, Directora de Ordenamiento Territorial de MINAM.

Para apoyar REDD, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) emitió la línea base de estimaciones de densidad de carbono para los diferentes biomas del mundo, al tiempo que estimula el desarrollo de enfoques de alta resolución. Para el área de estudio del Perú, la línea base estimada del IPCC para el almacenamiento de carbono es de 587 millones de toneladas métricas. Con base en el nuevo enfoque de Carnegie, el total estimado es de 395 millones de toneladas métricas. Sin embargo, para programas tipo REDD la precisión de alta resolución del nuevo enfoque significaría más crédito por tonelada de carbono, ofreciendo, de esta manera, incentivos financieros para frenar la deforestación y la degradación.

Los científicos de Carnegie están ampliando sus esfuerzos de demostración y capacitación en el método de mapeo de alta resolución con gobiernos de Ecuador y Colombia.

La investigación fue posible gracias al apoyo del Gobierno de Noruega, la Fundación Gordon y Betty Moore, la Fundación WM Keck, y William R. Hearst III.
_____________
La Institución Carnegie para la Ciencia (CarnegieScience.edu) ha sido una fuerza pionera en investigación científica básica desde 1902. Es una fundación privada, sin fines de lucro con seis departamentos de investigación en los E.E.U.U. Los científicos de Carnegie son líderes en biología de plantas, biología del desarrollo, astronomía, ciencia de materiales, ecología global, ciencias de la Tierra y planetaria.
 

News Topic: 
Ecology